Se celebra el Día de Santa Lucía en el barrio El Empedrao de Maracaibo - AsiMismo

En las Noticias

Se celebra el Día de Santa Lucía en el barrio El Empedrao de Maracaibo


Todos los 13 de diciembre se celebra el día de Santa Lucía, es por ello que en la pupulosa parroquia que lleva su nombre en la ciudad de Maracaibo se inician las fiestas patronales por parte de la iglesia y la feligresía.

En la Historia Empedraera

El 20 de marzo de 1877, el gobernador de la diócesis Mérida-Maracaibo, Tomás Zerpa, decretó la creación de la parroquia eclesiástica. La imagen de la santa se pidió a España en 1892 y la recibió el sacerdote Felipe Santiago Jiménez. 

“Las señoritas de la zona fueron quienes dijeron cómo querían la imagen de la mártir, nacida en Siracusa (Italia). La pidieron de tamaño natural y la trajeron con sus enaguas (prendas interiores), armadores, túnica, faja, corona y palma”.

En El Empedrao contaron con el apoyo de un hombre que dedicó 54 años de su vida a esta parroquia eclesiástica. Es un icono y símbolo del sector. Fue el padre José Luis Castellano, quien se entregó, sin descanso, a promover la devoción de Santa Lucía y se dedicó a levantar la iglesia desde la primera hasta la última piedra. Castellano falleció hace 29 años.

Festividad

Los homenajes de este viernes 13-D. Entre las 6:00 y 9:00 am habrá misa en honor a Lucía. A las 10:30 am es la ceremonia solemne, que presidirá el arzobispo José Luis Azuaje, según se lee en el programa.

A las 6:00 pm habrá una nueva misa y luego la Imagen saldrá en procesión. Recorrerá las calles Federación, San José, Nueva Venecia, Plaza de los Sapos, Nueva Belloso, Santa Lucía Belén, La Triana, San Antonio, Casanova, Nueva Belloso, San Ramón, Soledad y vuelve al templo.

A las 3:00 am del domingo 15-D, la Imagen recorrerá, por última vez en este 2019, su sector. Sus feligreses la acompañarán en la Aurora Luciteña.

Himno de Santa Lucía

Letra de Marcial Hernández
Música de Vidal Calderón

Tu faz de rosa y nardo,
¡Oh! Cándida Lucía,
esplende como el día
en medio del altar;
y son tus dulces ojos
brillando en medio de ella,
a modo de la estrella
del círculo polar. 

El ciego que en la sombra,
dilata la pupila,
y el que sin fe vacila,
tan ciego como él,
el ara de tu iglesia,
que es fuente de bonanza,
henchidos de esperanza,
acuden en tropel. 

Mantén ¡Oh Virgen Pura!
Sobre esta grey amada,
la luz de tu mirada,
reflejo del amor.
Y sea como el iris,
tendida desde el cielo,
la imagen del consuelo,
la gracia del Señor.