Carrera contrarreloj para un acuerdo sobre la producción de petróleo en Viena - AsiMismo

En las Noticias

Carrera contrarreloj para un acuerdo sobre la producción de petróleo en Viena

Los miembros de la OPEP y otros diez países petroleros intentaban este viernes lograr un acuerdo sobre si hay que prolongar los actuales recortes de producción o aumentarlos, en un intento de apoyar los precios del barril frente la debilidad de la demanda mundial.

"Fue casi desalentador ver a la gente trabajando ayer [jueves] hasta las 11 de la noche, estrujándose las cabezas y el cerebro tratando de lograr un buen acuerdo", dijo el ministro de Energía saudita, Abdel Aziz bin Salmán, hermanastro del poderoso príncipe heredero Mohammed, al inicio de una reunión el viernes de la llamada OPEP+.

Este grupo reúne a los a los 14 miembros del cártel, liderados por Arabia Saudita, con otros diez productores, encabezados por Rusia.

Juntos representan aproximadamente la mitad de la producción mundial y controlan el 80% de reservas del planeta.

Una influencia con la que esperan, a través de las cuotas de producción, influir en los precios para que sean "justos y estables para los productores", según su objetivo oficial.

Pero en un contexto económico mundial de demanda frágil, afectado por la guerra comercial y el debilitamiento del crecimiento, hay disensiones sobre cuál es la mejor estrategia.

Desde hace un año, la OPEP+ mantiene su compromiso de reducir la producción en 1,2 millones de barriles diarios (mbd) en relación al nivel de octubre de 2018.

Pero la decisión de prolongar o no ese acuerdo, que termina en marzo de 2020, se topó el jueves con desacuerdos en el seno del grupo.

Aunque en principio se barajaba prolongar esa cuota, el ministro ruso de Energía, Alexander Novak, dijo que no descarta un recorte mayor.

"Se ha recomendado examinar (...) una reducción de la producción adicional de 500.000 barriles en el primer trimestre de 2020", aseguró el jueves en Viena.

La primera jornada de negociaciones terminó sin acuerdo tras una maratoniana reunión de seis horas. "¡Mañana!", dijo tarde por la noche a la prensa el ministro del Petróleo de Venezuela, Manuel Quevedo, que también preside este año la conferencia de la OPEP.

- Cifras teóricas -

La propuesta sobre la mesa de reducir 500.000 barriles suplementarios llevaría el total de los recortes de los 24 países a 1,7 millones de barriles diarios.

Sin embargo esta posibilidad no hizo reaccionar a los mercados, que consideran que se trata de cifras teóricas porque, en muchos casos, los recortes reales ya son en realidad superiores a 1,2 mbd.

"Como muchos países no han cumplido sus objetivos en relación a la producción, otros 500.000 barriles les ayudarían a alcanzarlo", dijo a la AFP David Madden, un analista de CMC Markets.

Las negociaciones siguen este viernes entre los dos pesos pesados del grupo: Arabia Saudita, tercer productor del mundo y primer exportador, y Rusia, segundo productor, por detrás entre Estados Unidos.

Los sauditas, que asumen la mayor parte de recortes de la producción, recriminan a algunos de sus socios como Irak y Nigeria de no cumplir sus cuotas. También es el caso de Rusia, que suele superar el tope acordado.

Si finalmente la OPEP y sus aliados cierran un poco más el grifo habrá que que "ver cómo se repartirá", dijo a la AFP David Fyfe, analista de Argus Media.

Desde la última reunión de julio los precios se mantuvieron relativamente estables, en torno a los 60 dólares el barril de Brent, la referencia europea.

Arabia Saudita tiene, si cabe, el mayor interés en apoyar los precios ya que está en proceso de privatizar una parte de su petrolera nacional Aramco.

Las reuniones de esta semana en la OPEP son las últimas de Ecuador como miembro del cártel tras su anuncio de abandonar la organización en 2020 para poder aumentar su producción e intentar así mejorar su delicada situación fiscal.

Venezuela, que a partir de 2020 será el único país latinoamericano de la OPEP, llegó por su parte a Viena con el reciente anuncio de Estados Unidos de sanciones a seis buques por transportar petróleo venezolano a Cuba, en el marco de la fuerte presión de la administración de Donald Trump al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En esta reunión de Viena, Brasil participó como observador, semanas después de que el presidente Jair Bolsonaro explicara que había recibido una invitación para unirse al cártel.

AFP