Citgo en riesgo por inminente incumplimiento de PDVSA - AsiMismo

En las Noticias

Citgo en riesgo por inminente incumplimiento de PDVSA

Ashmore Group Plc y el gobierno de Venezuela pueden estar en camino a una batalla legal, a medida que un incumplimiento potencial de los bonos a 2020 de la compañía petrolera estatal desencadena una carrera para reclamar el activo más preciado del país en el extranjero.

Ashmore, que poseía aproximadamente la mitad de los valores al 30 de junio, ha instado a Petróleos de Venezuela a hacer el pago de US$913 millones para sus notas a 2020 con vencimiento el 28 de octubre, pero el equipo que asesora al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, afirma que no tiene los fondos, dijeron tres personas familiarizadas con el asunto.

Lo que suceda a continuación es crítico para Venezuela, ya que los bonos están respaldados por una participación de 50,1% en Citgo Holding Inc., la compañía de refinación estadounidense que es una unidad de PDVSA y muchos venezolanos consideran parte de su patrimonio. Si la compañía petrolera no paga, Ashmore, con sede en Londres, podría iniciar procedimientos legales que pueden hacer que Citgo sea subastado al mejor postor para pagar a los acreedores.

Eso obligó a la junta ad hoc de PDVSA y al fiscal general de Guaidó a considerar solicitar una orden judicial contra MUFG Union Bank, la administradora de los bonos, para evitar que intente vender Citgo, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

El argumento sería que el canje de deuda de 2016 que creó las notas no fue válido porque no fue aprobado por la Asamblea Nacional dirigida por la oposición, según las personas. El cuerpo legislativo debatirá el asunto el martes por la mañana, según una agenda obtenida por Bloomberg.

La amenaza de buscar una orden judicial “podría ser una táctica para empujar a los inversionistas a un acuerdo”, asegura Russ Dallen, socio gerente de la consultora Caracas Capital en Miami. “Si los tenedores de bonos piensan que no obtendrán su garantía, pueden estar más dispuestos a llegar a un acuerdo con la junta de PDVSA y la administración de Guaidó, que es el resultado preferido por todos”.

Jan Dehn, portavoz de Ashmore, asegura que la firma mantiene “todas las líneas de comunicación abiertas”, aunque declinó comentar sobre las conversaciones con el equipo de Guaidó. “No creo que nadie espere obtener dinero inmediatamente”, dijo.

La situación se complica aún más debido a la extraña situación política de Venezuela en este momento. Guaidó –a quien Estados Unidos y casi otros 60 países reconocen como líder legítimo de Venezuela– y sus aliados dirigen Citgo, pero tienen poco control operativo sobre PDVSA y no tienen acceso a las finanzas del gobierno. Un funcionario en el gobierno del presidente Nicolás Maduro, un paria internacional bajo sanciones de Estados Unidos, dijo que el pago del bono PDVSA 2020 ya no era su problema y que un incumplimiento podría asestar un golpe mortal a Guaidó, cuyo índice de aprobación cayó en septiembre a un mínimo récord.

Citgo “confía” en que se alcanzará una solución que se ajuste al objetivo de la administración Trump de salvar a la compañía de “Maduro y sus financieros”, dijo Luisa Palacios, presidente de Citgo, en un comunicado. No es realista esperar que el equipo de Guaidó pague casi US$1.000 millones para satisfacer “deudas irresponsables en medio de una crisis humanitaria sin precedentes”, señaló.

Las oficinas de prensa de PDVSA, MUFG y Guaidó declinaron hacer comentarios.

El enfrentamiento sigue a un esfuerzo de cabildeo de un mes por parte del equipo de Guaidó, en busca de una orden ejecutiva que proteja a Citgo de los acreedores. La administración del presidente Donald Trump se ha resistido hasta ahora. Grupos de derecha, incluido Grover Norquist de Americans for Tax Reform, han argumentado que intervenir interferiría con los derechos de propiedad.

Pero un bloque bipartidista de senadores y representantes de EE.UU., entre los que se cuentan Marco Rubio, Ted Cruz y Lizzie Fletcher, ha instado al presidente a tomar medidas. Argumentan que un incumplimiento de PDVSA abriría la puerta a que la gigante petrolera estatal de Rusia, Rosneft, tome el control de las acciones de Citgo. PDVSA comprometió una participación de 49,9% en la refinería con sede en Houston a Rosneft como garantía de un préstamo a fines de 2016. Rosneft dijo el viernes que “no tiene intenciones de entrar en la propiedad real y la gestión de la empresa”.



El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo anteriormente que, en caso de incumplimiento de PDVSA, el préstamo de Rusia a Citgo sería revisado por el Comité de Inversión Extranjera del Departamento en EE.UU., el cual puede descarrilar los acuerdos por preocupaciones de seguridad nacional.

Varios asesores de Guaidó han sugerido que los bonos PDVSA 2020 son ilegítimos. Citan el artículo 150 de la constitución venezolana, que dice que la Asamblea Nacional debe aprobar cualquier contrato de interés nacional. PDVSA no ha obtenido habitualmente el consentimiento de la legislatura para sus préstamos, pero su argumento es que un bono respaldado por Citgo, la joya de la corona de la nación en el extranjero, es de interés público nacional.

Las notas de PDVSA 2020 han caído a alrededor de 35 centavos por dólar, desde 90 centavos a fines de junio, en medio de la preocupación por un incumplimiento y una venta forzada, después de que JPMorgan Chase & Co. redujera el peso del país en sus índices de referencia. La nación y sus compañías estatales han incumplido con una deuda de unos US$60.000 millones.

Algunos de los mayores tenedores de los bonos PDVSA 2020 han dicho que estarían dispuestos a aceptar retrasos en los pagos. Los asesores de Guaidó se han reunido con ellos, con la esperanza de llegar a un acuerdo para extender los vencimientos de los bonos PDVSA 2020 a cambio de una tasa más alta. Pero un posible acuerdo se ha descarrilado ante la persistencia de Ashmore.

“Creo que la batalla legal se acerca”, asegura Francisco Ghersi, director gerente de Knossos Asset Management, que posee activos venezolanos pero no bonos PDVSA 2020. “Quieren que les devuelvan su dinero, pase lo que pase”.

Bloomberg