Los errores que Argentina no debe repetir frente a Venezuela - AsiMismo

En las Noticias

Los errores que Argentina no debe repetir frente a Venezuela

Salomon Rondon luego de meter gol a Franco Armani de Argentina en el amistoso del 22 de Marzo de 2019
El historial general habla por sí solo, pero el detalle de los últimos años también lo hace. Porque resulta llamativo, al analizar desde los fríos números, que un equipo que ganó sus primeros 18 partidos frente a su rival y llegó a 20 victorias en 21 enfrentamientos, se encuentre sin triunfos en los últimos tres duelos. Pero, ahondando en situaciones particulares, deja de ser casual que un seleccionado en crisis como Argentina no pueda derrotar desde 2016 a un equipo en pleno crecimiento como Venezuela.

Y esta crisis se refleja, entre varias cuestiones, en el banco de suplentes: mientras la Vinotinto mantiene a Rafael Dudamel desde abril del 2016, en ese lapso de tiempo la Albiceleste estuvo dirigida por el Tata Martino (DT en la última victoria, por la Copa América Centenario), Edgardo Bauza (estuvo en el 2-2 por Eliminatorias en Mérida), Jorge Sampaoli (dirigió en el 1-1 por las Eliminatorias en el Monumental) y actualmente tiene a Lionel Scaloni (entrenador en la derrota 3-1 del amistoso de este año). De más está aclarar que el famoso "proyecto" está a la deriva en AFA, mientras los caribeños apuestan a largo plazo con un trabajo sostenido.

El recuerdo más fresco es el de marzo en Madrid, donde Venezuela se impuso por 3-1 ante una Argentina donde el regreso de Messi, luego de nueve meses de ausencia, quedó opacado por el peor rendimiento del ciclo Scaloni y una línea de cinco defensores que hizo agua por todos lados y debió ser desarmada en el entretiempo. La formación de ese día, con varios que siguen en el plantel, fue con Armani; Montiel, Mercado, Foyth, Lisandro Martínez, Tagliafico; Lo Celso, Paredes; Messi, Pity Martínez y Lautaro Martínez. Luego ingresaron Matías Suárez, Domingo Blanco, Walter Kannemann, Darío Benedetto y Roberto Pereyra. 

Pero no fue la única vez que el técnico argentino "improvisó": por Eliminatorias, cuando no clasificarse al Mundial era una posibilidad latente a tres fechas del final. Fue en el Monumental que Sampaoli armó un equipo con una línea de tres compuesta por Mascherano como stopper, Fazio y Otamendi, mientras que los carrileros fueron Lautaro Acosta y Ángel Di María. El equipo, que tuvo a Chiquito Romero en el arco, lo completaron Pizarro y Banega en mitad de cancha y un tridente de ataque con Messi, Dybala e Icardi. Esa noche, Jhon Murillo enmudeció a todos pero Feltscher en contra hizo lo que a Icardi se le negó en varias ocasiones y sentenció la igualdad.

Más atrás en el tiempo, en septiembre del 2016, el Patón Bauza optó por un 4-2-3-1 pero el desempeño estuvo a la altura de su flojo y breve ciclo. Romero; Zabaleta, Otamendi, Funes Mori, Rojo; Biglia, Mascherano; Lamela, Banega, Di María y Pratto fueron los once elegidos para iniciar el duelo, que tuvo a los locales en ventaja con goles de Añor y Josef Martínez, pero la reacción llegó a la igualdad gracias a Pratto y Otamendi.

Jugadores por decenas, tácticas, entrenadores y, sobre todo, fracasos y caos. Todo eso no podrá solucionarlo en los tres días de preparación en Río de Janeiro, donde se jugará el choque de cuartos de final, pero sí deberá repasar de qué manera Venezuela pasó de ser un rival al que vencía antes de jugar a esta piedra en el zapato. El principio básico será, justamente, no subestimar ni creer que la Vinotinto sigue siendo la misma de tiempos anteriores. La permanente competencia lo llevó a lograr grandes resultados en seleccionados juveniles y, tarde o temprano, logrará conseguirlos en mayores.

En cuanto al juego, Scaloni ya se deshizo de esa idea de la línea de cinco y, más allá de los nombres propios, el sistema está definido, aunque deberá recibir ciertos retoques para no volver a sufrir la potencia de Rondón, que hasta ahora tiene el arco cerrado en Brasil pero demostró ser una amenaza si se le da espacio, tanto para su velocidad como para el juego aéreo. Será importante repetir lo hecho ante Qatar y golpear lo antes posible, si se tiene en cuenta que en los tres partidos anteriores contra el equipo venezolano comenzó en desventaja. Y necesitará, como siempre y más que nunca, que Leo Messi recupere su traje de superhéroe para establecer esa diferencia que Dudamel se encargó de achicar exponencialmente.

Goal.com